La nueva relación internacional entre Perú y Francia

La consolidación de la política de liberalización comercial e intercambio cultural entre Perú y Francia ha significado una estrategia de incremento en el desarrollo de ambos países.  La interculturalidad entre ellos ha sido de gran beneficio: expansión y enriquecimiento gracias a la variedad y la tradición de dichas culturas.
En las últimas dos décadas, el Perú se ha posicionado estratégicamente en la escena mundial, situándose en el panorama global. Para los franceses, como Jean Martínez, Consejero Consular de la Embajada de Francia en nuestro país, el Perú es mucho más que el país de los incas. “Se ha superado el cliché de un Perú tradicional  y ahora se percibe (al país) como un destino moderno y dinámico que ofrece al turista francés mucho más que el Cuzco y su cultura ancestral”, afirma el consejero consular.

Y es cierto, el Perú se ha desarrollado también ampliamente en el sector gastronómico e incluso en turismo de aventura. Atrás quedó el modelo de una nación sin posibilidades de emerger; ahora el Perú empieza a crear alianzas estratégicas y comerciales con diversos países.

Integración de los franceses

Como se mencionó al inicio, desde hace 20 años los peruanos estamos experimentando un crecimiento económico sin precedentes. Por ello, los inversionistas extranjeros están evaluando constantemente numerosos proyectos ambiciosos, ya que encuentran en el Perú un sinfín de oportunidades de negocios, en particular en el sector agroalimentario, minero, infraestructuras y hotelero-turístico. La entrada del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea (TLC)  ha brindado nuevas oportunidades comerciales para los empresarios de ambos países.

Precisamente, uno de nuestros intercambios culturales y comerciales con mayor antigüedad es aquel que tenemos con Francia. Por ejemplo, desde su creación en 1945, la Cámara de Comercio e Industria Peruano-Francesa (CCIPF) se ha convertido en uno de los factores más importantes para desarrollar y fortalecer las relaciones comerciales y económicas franco-peruanas. Otro actor en el mismo estilo es la consultora UBIFRANCE, que se posiciona como un interlocutor primordial en el país para ayudar a las empresas francesas que quieren hacer negocios aquí. Según informa últimamente la Asociación Peruana de Exportadores (ADEX), “las exportaciones no tradicionales (sector agropecuario, textil, pesquero, madera y otros) hacia Francia sumaron  US$ 54.8 millones en el primer bimestre del 2015, lo que representa un incremento de 51.2% en relación al mismo bimestre del año pasado”.

Queda claro que la integración de los franceses en nuestro país se ha dado sobre todo en el área comercial, puesto que existen varias empresas en rubros como la gastronomía, la farmacéutica, servicios tan variados como el turismo, la construcción, y lavandería, todos estos agrupados en la Cámara de Comercio Franco-Peruana, una entidad muy dinámica y en constante crecimiento. “Evidentemente, donde más destacan los franceses es en el arte culinario, pues existen en todo el país escuelas de cocina, restaurantes, pastelerías y panaderías que son propiedad de empresarios o de grupos franceses”, dice Jean Martínez. Entre ellos podemos mencionar a empresas como Sodexo, a escuelas como Le Cordon Bleu o a panaderías como DeliFrance.

Además, hay una fuerte presencia francesa en el área educativa y cultural. Después del inglés, el francés es el idioma más estudiado en el Perú; sin embargo, aún nos queda mucho por aprender del sistema educativo de la nación gala. “Se necesita una inversión de recursos humanos: profesores formados en reales posgrados, sueldos competitivos y la selección de los estudiantes basada en conocimiento y potencial de éxito en la educación superior”, sustenta Jean-Jacques Decoster, Cónsul Honorario de Francia en Cuzco.

Convenios existentes

Justamente, en el área educativa, Francia es el país que más becas universitarias otorga a los estudiantes peruanos; casi la mitad de los becarios del programa Presidente de la República van a Francia a estudiar. Fabien Vaugarny es el encargado de promocionar e informar sobre las diferentes posibilidades de estudios y programas de intercambio para los estudiantes peruanos en Francia. Nos cuenta que la razón por la que Francia es una buena opción para un estudiante universitario peruano es la gran diversidad de formaciones en todas las especialidades, “no es excesivamente caro y es de una gran calidad”, afirma Vaugarny.

Es evidente que existe una diferencia a nivel de formación: la formación de docentes es muy heterogénea y tiene que ver con la educación a doble velocidad entre las instituciones públicas y privadas. “Me espanta y preocupa cuando el sistema público de educación no cumple con lo que debería ser su papel: proporcionar un nivel de educación de calidad  para todos”, sostiene Corinne Pignard (Directora Académica de la Alianza Francesa en Lima). Es algo que existe en muchos países del mundo, desgraciadamente.

Asimismo, existe en Lima el Liceo Franco-Peruano y otros muchos colegios donde se enseñan la lengua y la cultura francesas, sin contar las universidades donde se imparte este idioma con fines profesionales. También existen convenios de cooperación científica y de investigación. En el Perú, se encuentran las sedes regionales de dos importantes instituciones: el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) y el Instituto de Investigación y Desarrollo (IRD).

Otra de las instituciones educativas francesas en nuestro país es la Alianza Francesa, que está presente en Lima desde hace 125 años y en varias ciudades del Perú desde hace más de medio siglo. “El objetivo no solo es impartir clases de francés, sino también colaborar con las políticas de difusión cultural de las municipalidades en donde están implantadas”, afirma Martínez. Sin embargo, “el Perú no tiene ninguna política lingüística reflexionada que incentive el aprendizaje de idiomas extranjeros”, sostiene Pignard.

Muchos de los franceses que llegan al Perú no tienen una idea muy concreta del país, solo conocimientos teóricos e históricos. No obstante, este es un país donde hay muchas oportunidades con muchas personas deseosas de progresar. Sí, hablamos de un país en progreso, pero también de un país que debe preocuparse por tener bases educativas, económicas y políticas solidas para que el progreso sea sostenible, efectivo y para el beneficio de todos. Corinne Pignard nos dice: “Sin duda, son los jóvenes los que van a poder romper con algunos esquemas del pasado. Es lo que deseo para el Perú”.

Así pues, es necesaria la cooperación de todos los peruanos en el arduo trabajo que vienen realizando nuestras autoridades a nivel de afianzamiento y progreso de las relaciones interculturales y comerciales entre Perú y Francia. Actualmente, existen aproximadamente 8 mil franceses en nuestro país, y así como esta cifra va en aumento, se espera también que las oportunidades continúen dándose dentro del proceso de integración entre ambos países.

 

Alberto Pérez Fernández-Cabero
Sígueme en:

Alberto Pérez Fernández-Cabero

Estudiante de Comunicaciones (ISIL) y de Administración y Negocios Internacionales (UPC). Proactivo, analítico, con iniciativa y gran capacidad de trabajo en equipo. Me gusta viajar.
Alberto Pérez Fernández-Cabero
Sígueme en:

Latest posts by Alberto Pérez Fernández-Cabero (see all)